Hasta el momento, esta sección se había ocupado únicamente de ciertos bares porteños. Era hora de que crucemos la General Paz. En una de las esquinas neurálgicas del centro comercial de Munro, en Vicente López, se ubica Barbakoa, un bar que fue creciendo dentro del barrio.

El lugar mantiene la estética de antiguo bar con una gran decoración interna de objetos cerveceros, viejas patentes de autos y letreros de los años 60, 70 y 80. Un gran salón para unas 30 mesas, se complementa con otras 15 ubicadas sobre la vereda que da a la avenida Mitre.

Uno de los puntos fuertes de Barbakoa es su amplio horario dado que, al ser un lugar importante en Munro, tiene concurrencia casi a cualquier hora. Por eso, disponen de un menú de almuerzo y cafetería por la tarde.

Si bien la comida no es la especialidad del lugar, cuenta con una buena variedad de hamburguesas que están entre los $110 y $125 y pueden llevar desde queso parmesano, bacon, lechuga o tomate, hasta manzanas asadas, pepinillos y ananá grillado. A su vez, tienen sus “hamburguesas extremas” que tienen doble carne y arrancan en $145.

Además de las pizzas, Barbakoa tiene una sección de hamburguesas para vegetarianos. Medallones de soja artesanal con tomate, huevo, cebolla asada, queso y lechuga puede ser un gran acompañante para una salida con amigos.

En cuanto a la cerveza, el bar se maneja con Cerveza Hormiga Negra y ofrecen Honey, Golden Ale, Irish Red, Northern English Brown Ale y una I.P.A. Además de la pinta y la media pinta, se puede pedir una degustación de los cinco estilos. Hay que tener en cuenta que, a veces, se puede llegar a tomar la Golden Ale más Honey que jamás hubieses probado en tu vida y que, aunque no depende del bar exclusivamente, la birra puede no estar en el mejor de sus estados.

A pesar de que puede haber algún problema comunicacional que incomode un poco, Barbakoa es un punto emblemático en Munro y, todo aquel que quisiera conocer el barrio, tiene una parada obligatoria por allí. Además, el ambiente, la música y la buena onda de los meseros hacen que un encuentro allí sea más que agradable.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here