A metros de la esquina de Honduras y Thames (Honduras 5090), en el barrio de Palermo, se encuentra uno de los bares emergentes más recurridos de la noche porteña: la Taberna Odín. Los precios accesibles, la ambientación nórdica y mucho rock, son algunos de los puntos más altos de esta original cervecería.

“Pocos años atrás sólo venía gente que le gustaba el rock pesado, ahora está lleno de pibes todas las noches”, comentó Raúl de 27 años, un fiel cliente de Odín. Una de las claves de este éxito abrumador es, además de su cercana ubicación a Plaza Serrano, la incorporación de cervezas artesanales y más de 100 etiquetas de cervezas importadas a su carta.

“¡Sacame una foto con el cráneo!”, le gritó a su amiga Lucía de 21 años queriendo sacarse una foto con el emblema de Odín, la calavera de una vaca. Según la mitología nórdica este símbolo significa autoridad y cultura, muy ligada a la celebración de creencias espirituales vikingas.

La comida no es su fuerte. La mayoría de los clientes consumen en mayor proporción alcohol que alimentos, y muchos de ellos comentaron que la comida no era de lo más destacable del lugar. Aun así, este factor no genera ninguna pérdida de consumición por parte del público. Otro de los puntos altos de este lugar son sus precios accesibles, tanto en happy hour como después de las 22. “Cerveza” y “barato” no suele ser una combinación frecuente en Palermo, y esto se nota en la concurrencia al establecimiento.

Estamos ante una de las mayores sorpresas en lo que a bares respecta. Una cervecería que comenzó siendo un lugar de reunión de fanáticos del metal y el rock y terminó siendo un lugar que de lunes a lunes permanece repleto. El mundo de la cerveza crece cada vez más y más en el país. ¡Que siga la gira!

Por Ramiro Socolsky

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here