Desde el 9 de diciembre pasado, el barrio porteño de Belgrano tiene un nuevo espacio para disfrutar de una buena cerveza artesanal. La Growlería (Vidal 1994) abrió sus puertas para traer el concepto de “refugio patagónico” a Buenos Aires.

El sueño de tres amigos oriundos de Bariloche que querían hacer algo “innovador y divertido” salió a la luz en el último mes del año pasado. “Estos primeros tres meses fueron muy divertidos. Tenemos ganas de ampliarnos, de conseguir un local con más metros cuadrados y transformarnos en un bar donde se pueda tomar en el lugar”, sostuvo Stéfano, socio dueño de La Growlería.

“Tuvimos un diciembre que nos fue muy bien. Excelente, diría yo, y un enero muy flojo. Esto pasó porque estamos ubicados en una zona muy residencial y muchas familias se fueron de vacaciones. Al no tener un movimiento permanente como el de Palermo, se hace más difícil mantener una estabilidad en la cantidad de personas que entran al local”, agregó Stéfano.

El encargado del local contó que para fines de diciembre dedicaron una canilla para una sidra artesanal que tuvo mucho éxito y que ofrecieron a sus clientes barriles de 30 y 50 litros para eventos. “Con la compra de los barriles, nosotros prestamos los instrumentos para poder servirla”, detalló Stéfano.

La Growlería trabaja con ocho canillas de estilos bien distintos. De la cervecería sureña Van Titer ofrecen los estilos Golden, I.P.A. (una versión bien fuerte, con un IBU de 70, cercana a una doble I.P.A.), Irish y Stout. A su vez, de la fábrica marplatense Bohr tienen la Scottish y la Honey y de Arpegia tienen la Belgian Blonde (que tiene un 15% de malta de trigo, haciendo que su aspecto sea más turbio y parecido a la Weizen) y la A.P.A. como variante a la I.P.A. pero con un sabor más frutado.

Todos estos estilos están al mismo precio al público para poder elegir sin tener que pensar con el bolsillo. El growler de vidrio de dos litros está $130 y $190 la recarga del mismo. Además, tienen botellas descartables de un litro a $110 y de medio litro a $60. A su vez, desde mediados de enero se pueden pedir las cervezas a domicilio gracias a Pedidos Ya. Una ventaja que tiene este sistema para el cliente es la amplitud horaria: a través de la aplicación se pueden hacer entregas hasta las 23:30, una hora y media después de cerrado el local.

Finalmente, Stéfano adelantó: “Tenemos ganas de ampliar nuestra oferta de cervezas. Hoy por hoy vendemos una Golden Ale y una Pale Ale embotellada, de la cervecería Antigua, para celíacos. Éstas son de sorgo y la idea es traer otras de arroz. Además, queremos llenar las paredes de cervezas artesanales del mundo”.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here