Euroviaje birrero

0
139

El tercer capítulo de esta aventura nos lleva a un lugar único que rememora lo mejor de las cervecerías europeas.

Bitácora de viaje: Llegamos a la tercera parada en esta recorrida “birrística” y, en esta ocasión, de la mano de Pasaporte Cervecero, arribamos a Krämer Bierhaus, en Uriarte 1411. Un lugar con comida típica alemana que, al entrar, es como viajar a una cervecería europea. Luego de un segundo episodio un tanto complicado, intuimos que aquí la experiencia será distinta.

Para los que no están familiarizados con Pasaporte Cervecero, es, literalmente, un pasaporte físico que sirve para visitar once cervecerías de la Ciudad de Buenos Aires, aunque también hay opciones en Bariloche y Villa La Angostura. Es muy positivo ya que en su interior se encuentran mapas para encontrar las cervecerías, las cervezas de cada pizarra, una recomendación de plato para acompañar y un sector donde hacer anotaciones, algo muy útil a la hora de recordar qué se siente con cada birra.

Al llegar a Krämer Bierhaus, la opción elegida fue la de una cerveza de tipo belga. Los belgas, tienen una variedad de cervezas inagotable, ya que cada localidad hace su propio estilo. Entre esos estilos, los más conocidos son las Dubbel, Tripel, De Abadía, Trapenses, Witbiers y las cervezas de fermentación espontanea conocidas como Lambic. De éstas últimas se desprenden otros cuatro tipos más: Gueuze, Kriek, Framboise y Faro. Son cervezas bien maltosas de alta fermentación, exceptuando la de fermentación espontanea, ideales para el fresquito que se viene.

En el bar tenían una Belgian Red Ale de la gente de Mala Yunta. Es una cerveza rojiza casi cobre, con destellos ambarinos. De gran formación y prolongada retención de una espuma color marfil, es además bien cremosa y consistente. Con el paso de los sorbos va generando encaje belga, que son esas marcas que deja la espuma al pasar. Con una carbonatación media y buen cuerpo, la birra resultó ser bien maltosa, con notas de caramelo. Ni bien se acerca la nariz a la pinta, se siente aroma a chicle, esteres de banana, notas especiadas como pimienta y un dejo de anís. Una cerveza con carácter, muy agradable al paso por boca.

Por Luciano Miotti

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here