La máxima autoridad del BJCP duda de las “etiquetas” que algunos cerveceros se quieren colocar.

Gordon Strong, una de las personas que más sabe sobre cervezas en el mundo y autor de los libros “Brewing Better Beer” (Produciendo mejor cerveza) y “Modern Homebrew Recipes” (Recetas Modernas de Homebrew), dio una charla en nuestro país, mientras se desarrollaron seminarios cerveceros en el marco del Festival de Cerveza Poa. El presidente del BJCP habló sobre los límites entre la cerveza industrial y la artesanal y la importancia de la cultura cervecera.

¿Cuál es la diferencia entre la cerveza artesanal y la independiente?

Todo es cerveza para mí. Sólo son etiquetas de marketing. Se podría decir que la cerveza independiente es más una descripción de quién lo produjo. Esa es mi suposición.

¿Entonces es correcto hablar de cerveza artesanal sin tener en cuenta a la independiente?

En los Estados Unidos tienen una definición de lo que hoy es el mundo craft, con la que no estoy de acuerdo. Se basa en la cantidad de producción, en la propiedad y cosas así, pero no comenzó de esa manera. Comenzó como una reacción en contra del consumo de cerveza industrial genérica. Los productores industriales crean estilos más sabrosos, según ese argumento.

No sé si es mejor, solo es una forma de informar al consumidor sobre la cerveza de quién están comprando. He visto en los Estados Unidos cómo intentan tener la etiqueta de “independientes”. Tal vez funcione como una protección al consumidor, pero no creo que tenga nada que ver con la calidad.

¿Cuál es el problema de definir a las cervecerías independientes?

La independencia se debe a la propiedad, pero algunas de las denominadas cervecerías independientes son enormes y las personas que las poseen son muy ricas. Entonces, si se supone que un cervecero independiente sea un “chico pequeño”, no se supone que tenga miles de millones de dólares diciendo “oh, yo soy el tipo pequeño”. Por eso no me gustan esos rótulos.

¿La calidad de las cervezas está relacionada con el dinero invertido?

No. En algún nivel, puede que tenga que ver el dinero que se invierte en materia prima, pero también es la habilidad del cervecero en transformar esos ingredientes y crear cerveza. También se pueden tomar muy buenos ingredientes y luego producir cerveza mala. Pero, en este momento, no creo que hoy eso esté relacionado. El dinero invertido puede servir para medir la habilidad del cervecero.

¿Existe una “cultura cervecera”?

Creo que sí, y creo que es importante desarrollar eso porque, si está tratando de vender cerveza en un mercado, y el mercado no comprende su producto, ¿cómo va a tener éxito? Y esto no es solo Argentina, sino muchos países de América del Sur. He visto a muchos estar en la misma situación. Por lo tanto, es tarea de todos los relacionados con la cerveza informar al público y tratar de enseñarle a la gente sobre la variedad de sabores y cómo disfrutar de la cerveza.

¿Y acá en Argentina?

La historia de la cultura cervecera argentina es muy reciente, pero creo que es más fácil relacionarlo con la cultura existente. Si tienes que explicar vino, y la gente entiende, entonces desde allí se puede intentar hacer una comparación, sobre cómo la cerveza artesanal es como el vino, y que la cerveza industrial es como un vino que viene en una caja de cartón.

¿Es importante desarrollar esa cultura?

Hay que desarrollar eso. Incluso en los Estados Unidos. Creo que ha habido un par de “fases” en la expansión de la cerveza artesanal en la década de 1990. Los llamaron microbrewers, en ese entonces, en realidad no se hablaba de “cerveza artesanal” o “craft beer”, pero era popular y luego se derrumbó porque mucha gente se metió en él y la calidad bajó. Entonces, no puedo asegurar que el mundo craft es mejor porque, por más que muchas veces sí lo somos, ¿Por qué a veces hacemos un mal producto? Entonces, las personas que no sabían cómo hacer una buena cerveza cerraron y finalmente comenzaron de nuevo. Ahora estamos en las fases tardías de esa segunda ola de crecimiento.

¿Hoy cómo está el mercado estadounidense?

En el mercado estadounidense el problema es que muchas personas simplemente están haciendo estilos tontos de cerveza. De hecho, estamos perdiendo nuestra propia cultura de la cerveza y esa gente no sabe qué sabor debe tener cada estilo. Hay gente que pregunta: “Conoces bien la cerveza?, pero mirá que podemos ganar dinero de esta manera”. Bien, entonces no debe ser muy importante para ti. Si un cervecero puede producir algo de buena calidad, entonces la gente debería disfrutarlo. No importa si es de una fábrica pequeña o de una gigante. No creo que eso importe porque, en los Estados Unidos muchas de las grandes cervecerías comenzaron siendo pequeñas. Simplemente crecieron porque eran buenos en lo que estaban haciendo.

¿Qué identifica a un cervecero industrial? ¿La cantidad, idea del cervecero?

Siempre están cambiando las definiciones. Yo tiendo a pensar que son los cerveceros que sobrevivieron después de nuestra era de prohibición en la década de 1920. Después de la Segunda Guerra Mundial, simplemente se volvieron enormes y todos elaboraban esencialmente el mismo producto. Tendrían diferentes nombres, pero sería el mismo tipo de cerveza. Así que la cerveza artesanal vino a redescubrir estilos de cerveza del mundo que les dan sabor y que permiten entenderlo.

Por: Flavia Quiroz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here