En la localidad de Gobernador Mansilla, provincia de Entre Ríos, se encuentra una de las cervecerías que está revolucionando la cerveza artesanal argentina: Die Eisenbrücke. El nombre de la fábrica significa “puente de fierro” en alemán, puesto que, en este municipio de 2200 habitantes, se encuentra un gran puente abandonado, construido en 1906 por los ingleses cuando desarrollaron el sistema ferroviario. Hernán Klos, dueño y brewmaster de la cervecería, explicó que en la actualidad esa zona es considerada un punto de encuentro donde las familias se juntan a pasar una tarde de sol, camping y mates. Como ese puente es un ícono de Gobernador Mansilla y su familia es de origen alemán, la provincia tiene una importante comunidad de familias de ese país, decidió ponerle a la cervecería Die Eisenbrücke.

¿Cuándo y cómo comenzó este proyecto?

En el rubro cervecero comenzamos hace unos 14 años. Comenzó como un hobby luego se dio la posibilidad de agrandar el equipo un poquito y siempre estaba la propuesta de “¿Por qué no hacemos botellas para vender?” hasta que nos animamos. Hará unos diez años que comenzamos en la parte comercial a incursionar con los estilos que veníamos fabricando envasados en botellas. Después se sumaron los barriles y demás.

¿Por dónde están distribuyendo?

Estamos distribuyendo parte de lo que elaboramos en Entre Ríos y otro poco va a Buenos Aires. En algunas épocas del año solemos enviar también a Córdoba y Puerto Madryn. La mayoría hoy se está entregando en la provincia de Entre Ríos, parte en la costa de Uruguay y otro porcentaje va para la zona de Paraná. También semanalmente se envían botellas y barriles a algunos locales de Buenos Aires.

¿Cuáles son los estilos que están haciendo hoy por hoy?

Los estilos que elaboramos son seis. Tenemos cerveza rubia que es el estilo Kolsch y la Weisen de trigo, después un estilo belga que ya es una cerveza más rojiza que es una Belgian Strong y una Dubbel, un poquito más oscura, una cerveza muy rica. Después tenemos unas un poco más robustas, más fuertes, estilo Quadrupel, también estilo belga de una graduación alcohólica un poco más elevada. Después hay una Imperial Stout, que es una cerveza negra, proviene de Inglaterra. Esa es una cerveza de un tostado intenso, más graduación alcohólica, bien invernal al igual que la Quadrupel.

¿Por qué decidieron hacer estos estilos?

Generalmente nos inclinamos por esos estilos un poco más maltosos que lo que hoy en día se está comercializando mucho que son los estilos IPA, cerveza más lupuladas, más aromáticas, cítricas, frutales. Siempre nos movimos en la gama de cerveza más maltosas con más graduación alcohólica y nos mantuvimos en ese perfil. Siempre con la curiosidad de poder lograr alguna IPA en el futuro. Eso está latente, es uno de los objetivos que tenemos también. Por ahí para este año si es posible.

¿De dónde surgen las recetas para los distintos estilos?

Las recetas son propias. Las elaboramos en base a los parámetros de cada estilo y siempre dándole un toque personal para que cada cerveza tenga su personalidad propia, de nuestra marca.

Teniendo en cuenta que es un proyecto familiar, ¿Cuántos son en la fábrica?

En la fábrica actualmente estoy trabajando yo con mi viejo, mi mujer y mi madre por ahí de vez en cuando participa de alguna actividad, pero generalmente nos vamos manejando entre nosotros y hay un chico ahí que trabaja con nosotros que se encarga de toda la distribución hoy en día de lo que sean barriles o botellas.

¿Qué crees que se necesita para hacer un producto de calidad?

Tener los cuidados, las habilitaciones, las materias primas de buena calidad, respetar los procesos. Además de responsabilidad y respeto en lo que hacemos. Todo eso sumándolo te llevan a poder lograr un producto de calidad, un producto estable y que a la gente le guste, que puedan recomendarte y decirle a algún amigo “che, ¿probaste esta?” o “esa cerveza es de Entre Ríos”. Hay muchas veces que viene gente o aparece gente de otras provincias o de Buenos Aires o en algún lugar que la encontraron y les queda ahí el pueblo. Muchas veces el pueblo se conoce gracias a la cerveza, no es un lugar turístico tampoco, es un pueblito chiquito y te da esas satisfacciones. Vos decís “bueno, hago esta cervecita” y te vienen con esos comentarios que te llenan mucho, te cargan mucho las pilas para seguir adelante y progresar en lo que estás haciendo.

¿Cuáles son los proyectos a futuro?

Son muchos. En principio, aumentar el volumen de producción. En una primera etapa sería alcanzar los 10 mil litros mensuales. Además, tenemos ganas de sacar próximamente una Belgian IPA.

¿Probaron hacer birras en barricas?

Hemos hecho años atrás unas pruebas con excelentes resultados. Eso me gustó muchísimo y está latente. Sé que cuando agrandemos un porcentaje de la producción, van a destinarse unos cuantos litros a madurar en roble, siempre hablando de estilos con alta graduación. Por otro lado, y por suerte, la demanda es mucha y se nos complica poder separar una parte para dejarla madurando por tanto tiempo. Estoy seguro de que en cuanto podamos agrandar la producción, lo vamos a hacer.

Por Agustina Fulco e Iván Lorenz

NOTA DE CATA

Especial: La Fresca de la Semana                                            Por Luciano Miotti

Cerveza Die Eisenbrücke: Imperial Stout

Se cuenta que comenzó a producirse a pedido del futuro Zar de Rusia, Pedro el Grande, que luego de estudiar en Inglaterra quedo fascinado por sus cervezas del tipo Porter. Al volver a su país solicito que le mandaran cervezas, pero por las condiciones climáticas y el largo viaje, el envío se estropeó, por lo cual los cerveceros tuvieron que generar más alcohol y adicionar lúpulo y así lograr la nueva mención de estilo “Imperial Stout”.

En cuanto a esta cerveza de Die Eisenbrücke, se aprecia de color negro azabache con buena formación de espuma, de color canela, con poca retención. Si hablamos de aroma y sabor, es una cerveza muy amplia, se sienten notas de café, cacao, chocolate amargo, azúcar quemada, tabaco y cuero.

Todos esos aromas y sabores confluyen para darle un cuerpo denso, pero muy armonioso. Es una cerveza bien alcohólica, ideal para estos fríos que han comenzado. En este caso el maridaje fue con un habano Partagas, cubano, que se complementa perfectamente por similitud. Excelente cerveza, sin dudas una de las mejores que he probado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here