¿Dónde está la malta?

1
2366

Cientos de productores de cerveza artesanal están preocupados ante el desabastecimiento de maltas base, por parte de los grandes molinos que proveen este esencial insumo para la fabricación de cerveza. Gracias a las pésimas cosechas que han tenido este año en Europa, la posibilidad de exportar maltas, con un dólar alto, hace que sea más que tentador para Cargill, Maltear, Quilmes y Pampa, las principales malterías del país.

Todo parecía que iba a ser una temporada prolífica para la producción de maltas en Argentina desde las cámaras que conglomeran a los productores de cebada del país se anunció una cosecha récord para estos meses. Hasta el momento, las buenas condiciones climáticas hicieron prever una producción de 3.800.000 toneladas (un 8,6% superior al ciclo previo), a un precio de 210 dólares la tonelada en el exterior. Sin embargo, la producción de trigo está en baja y se esperan 38.2 millones de toneladas menos por las condiciones climáticas adversas actuales, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Si bien la cebada cosechada en suelo bonaerense se exporta a Arabia Saudita, Kuwait y Emiratos Árabes, desde el Ministerio de Agroindustria trascendió que el 40% de la producción ya se vendió al exterior y que se espera que ingresen al país 5600 millones de dólares.

Las sequías, los incendios y las inundaciones en Europa han hecho que se pierda hasta un 17% de la producción de cebada. En el escenario más optimista posible (con un gran descenso inmediato de las emisiones de gases de efecto invernadero, que no es para nada el camino por el que se transita actualmente), unos veinte fenómenos climáticos mayores afectarían a las regiones donde se cultiva cebada hasta el 2100, lo que reduciría la producción mundial de cerveza en el 4% y aumentaría su precio en un 15%. Incluso, las intensas lluvias que azotaron los campos brasileños hicieron que este país tenga que comprarle cebada a Uruguay.

Mientras tanto, aquí en Argentina, los cerveceros han visto una notable escasez de stock por parte de sus principales proveedores y los rumores no tardaron en circular, pero ninguno se pudo confirmar. Lo que se pudo saber es que Cargill, principal productor de maltas base del país, prácticamente se retiró del mercado por razones que aún no se saben. Lo cierto es que, ante un mundo que ansía maltas, y está dispuesta a pagar en dólares, la rentabilidad más grande para la multinacional pasa por la exportación.

Algunos productores fueron precavidos y acumularon stock para la temporada alta. A otros, los agarraron desprevenidos y sufrieron la falta de granos que han frenado algunas producciones. “Desde la última semana de noviembre que se nos complicó conseguir maltas. La explicación que escuché entre cerveceros es que Cargill exportó por demás y eso movió el amperímetro a nivel nacional y tuvimos que salir a conseguir maltas alternativas que se quedaron sin stock rápidamente”, comentó un productor cervecero a A la fresca!

Según el Ingeniero Agrónomo Fidel Cortese, en diálogo con Infobae a fines de octubre, “la particularidad de este año es que ya hay contratos forwards por 1.1 millones de toneladas para la calidad cervecera. A esta altura la cebada recién está espigando y ya está vendido el 90% de la producción que se va a embarcar entre diciembre y marzo; eso nunca había pasado en nuestro país” y agregó que “hoy prácticamente no hay cebada disponible de la cosecha anterior, aunque sí del trigo”.

Damián Lemble, uno de los dueños de Maltear, consideró que la falta de maltas por parte de su compañía se debió a tres factores, el primero es que, por una cuestión legal está cerrada la planta que tienen en Lavallol con los granos dentro, por lo que no los pueden sacar. “Contábamos con ella para esta época del año, pero no los tenemos disponibles. Pronto los sacaremos”, comentó. En segundo lugar, han tenido una mayor demanda por parte de sus clientes antiguos, ante el temor por el desabastecimiento y la estacionalidad, y la rápida incorporación de nuevos clientes tras el corrimiento de Cargill. El tercer punto es que desde junio comenzaron a hacer maltas especiales porque durante todo el año fueron muy solicitadas. Ante la repentina demanda de maltas base, se formó “un cuello de botella” que, asegura, van a estar solucionando para fines de esta semana.

“Estamos haciendo un acuerdo de importaciones de malta base que creemos que, si todo anda bien, no vamos a tener problemas de abastecimiento en todo el 2019. Además, estamos en plena inversión para ampliar nuestra producción en un 30% para el año próximo y continuamos con la construcción de la planta de maltas especiales”, afirmó Lemble quien agregó que, como medida adicional, suspendieron las exportaciones de maltas base a Brasil para priorizar el mercado interno. Esta medida, confirmó el socio de Maltear, tendrá un impacto que provocará una variación de precios para el productor para el mes de enero. “No podemos trasladar todos nuestros costos e incrementos en las maltas importadas, pero lo iremos haciendo”, cerró.

Por Alejandro Tellería

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here