Ricardo Aparicio apuntó contra los cerveceros artesanales cuya única motivación es el dinero y no cuidan la calidad de sus productos.

El cervecero y experto sommelier Ricardo Aparicio fue entrevistado por el podcast Lupulados sobre los comienzos del mundo craft en el país y opinó acerca de la actualidad del mercado. En este sentido, Aparicio recordó los objetivos de los primeros homebrewers, relacionados con la experimentación y el rebusque en pos de una búsqueda en la “excelencia”. En contraposición, criticó a quienes trabajan en el sector con el único propósito de hacer negocios, en detrimento de la calidad.

Aparicio comenzó relatando cómo era la elaboración de cerveza artesanal en Argentina hace veinte años y explicó que, en ese momento, el nicho era bastante más cerrado que ahora, donde “los contactos eran de boca en boca” y que “en ese momento, nadie tenía intenciones de vender cerveza. Era como que el que quería vender cerveza era un mercenario”. “Las reuniones eran de pura cofradía, pero casi ultrasecretas, donde cada uno llevaba. Incluso, estaba muy mal visto emborracharse”, aseguró el experto.

“No estaba esa locura que hay hoy con las IPAs y no existían esas versiones de las IPAs. Era mucho más tradicional. Los recursos eran mucho menores, pero siempre había esa vocación de investigación”, detalló Aparicio y agregó, respecto del tostado casero de las maltas en aquellos tiempos, que “el abanico de maltas era mucho menor, pero el concepto de hombrewer era hacer tus propias maltas. Pasaba por ahí”.

El sommelier de Zeta Atelier afirmó que estas tradiciones eran “muy distintas que lo que sucede ahora. Hoy en día se busca hacer cerveza que se venda. En aquel momento, tratábamos de imitar a las mejores cervezas”. Así, Aparicio resaltó que la idea de los cerveceros que comenzaron en este sector siempre fue hacer la mejor cerveza. “El movimiento nació de querer hacer la mejor cerveza, no el mejor negocio”, sentenció.

“Creo que todo este movimiento, bien sintonizado, debiera conducir a cervezas de excelencia. Es como una natural decantación”, declaró Aparicio y repuso que ahora ve a muchos “que están más preocupados en volumen y no en calidad. Nosotros jamás quisimos sacrificar calidad por hacer más litros”. “A nosotros muchas veces nos llaman para decirnos que compraron un equipo y que quieren saber cómo hacer mil litros de una rubia, una roja y una negra porque quieren vender y no tienen idea de nada. Ven solamente un negocio, no les importa la calidad. Es un reviente bastante desagradable que le está haciendo un daño enorme al concepto de cerveza. Así como Maradona dijo “la pelota no se mancha”, a la cerveza la están manchando”, agregó.

“Lo mismo con los bares: Hay chicos que están haciendo muy bien las cosas y hay bares que no limpian las canillas o compran la cerveza más barata (en todo sentido). Me llama la atención la cantidad de locales que han abierto. No da el mercado para tanto número. Esto ha jorobado al precio de la cerveza. Hoy los cerveceros compiten entre sí y, en muchos casos, se sacan los ojos y lleva a la pérdida de calidad por vender más barato, aseguró el sommelier que participará del World Championship of Beer Sommeliers.

“Hablamos muy mal de la cerveza industrial y hay muchas artesanales que no pueden decir nada. Hay gente que está vendiendo cerveza contaminada y dice que el sabor de la artesanal es así. Hay gente que me ha dicho que no puede tirar una cerveza cuando se le contamina o cuando le sale mal, que la tiene que vender igual. Por negocios, le estamos vendiendo el alma al diablo”, cuestionó el experto y, a su vez, concluyó que “hay que apuntar a la excelencia, sino, vamos a terminar en el parripollo cervecero”.

Finalmente, Aparicio destacó que “hay un montón de cerveceros del pasado que vieron la veta y encontraron un nicho”, porque ellos ya hacían “muy buenas cervezas” y las empezaron a vender. “Eso está muy bien. El mejor ejemplo es el de Juguetes Perdidos”. Sin embargo, considera que los homebrewers están en otra generación. “Están más como para ir a tomar cervezas y no degustar. Quiero que siga esto de degustar cervezas y no chupar birra”, cerró.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here