Michael Jackson, una vida al servicio de la birra

0
482

El 30 de agosto del 2007, Michael Jackson, el hombre que había encendido la chispa de la revolución cervecera en el mundo, falleció luego de una larga enfermedad

Escritor y periodista británico Michael Jackson nació el 27 de marzo de 1942 y su rol en el mundo de la birra es indiscutible: fue quien dio un giro copernicano a cómo se entendía la cerveza. Si hoy hablamos de estilos, es gracias a su aporte. “La cerveza es la bebida más consumida, pero la menos adecuadamente honrada”, escribió en uno de sus libros. Y por eso, su vida fue una cruzada para reparar esa injusticia.

Podría decirse que esta misión comenzó a los 16 años, cuando, con cara de piedra, Jackson se acercó a un diario local de Huddelsfield y se autopostuló para redactar una sección en la que reseñaría bares. El editor del periódico, por supuesto, le dijo que sí. De esta manera, Michael logró por un lado, acercarse al periodismo, oficio que soñaba ejercer, y por el otro, que le financiaran sus salidas a bares siendo menor de edad.

Tiempo atrás, había tomado una drástica decisión. Unos amigos habían muerto en un accidente de tránsito al chocar el vehículo que conducían ebrios. A partir de ese episodio, decidió que jamás conduciría un vehículo. Michael Jackson podía vivir su vida sin estar al volante, pero no sin tomar birra.

Pero… ¿De dónde salía tanta pasión por el alcohol? El “Cazador de Birras” bebía casi por ingenuidad. Su sueño era ser un gran escritor, y los escritores eran grandes bebedores. Se podría decir que era como un bebedor aspiracional. Pero a pesar de que sabía que lo suyo eran las letras, nunca terminó la secundaria. La abandonó cuando empezó a trabajar en el diario, ya que su familia pasaba por una mala situación económica.

Ya mayor de edad, continuó con su carrera dentro del periodismo, y un poco más alejado de la cerveza. Trabajó en en varios diarios de Escocia, y finalmente se mudó a Londres donde comenzó a redactar para el Daily Herald. Entre otras cosas, trabajó en Campaign, una revista abocada a la industria publicitaria, fue productor en la serie documental de televisión World in Action, muy popular en el Reino Unido, y redactó para la revista Holland Herald de la aerolínea holandesa KLM.

Pero el hado de la cerveza iba a encarrilar a su campeón. En un viaje de trabajo a Holanda, se acercó a un festival, y le convidaron una extraña cerveza marrón. Desconfiado, la probó, y sintió una gama de sabores que nunca había percibido. Quien se la había acercado le dijo que era una trapista belga. Y que si le había gustado, tenía que visitar ese país. Un oportuno colectivo paraba a un par de cuadras de allí, así que al día siguiente, luego de una horita de viaje, estaba en Bélgica. Un fin de semana en este país dio vuelta su vida para siempre.

Fue así que comenzó a viajar y probar cervezas por el mundo, hasta que en 1976, otra vez el destino lo cruzó con la birra y le dio la oportunidad de su vida. Una editorial quería producir un libro sobre bares ingleses. El escritor encargado de escribirlo falló en entregar el manuscrito y Michael lo reemplazó. “The English Pub” fue un éxito, con lo que, aprovechando ese envión, al año siguiente Jackson publicó el libro que cambiaría la forma en que comprendemos la birra. “The World Guide to Beer” (La Guía Mundial de la Cerveza) se convirtió en la primera publicación que le dio un enfoque global a la cerveza e inspiró la pasión de muchos de los pioneros del movimiento craft en Estados Unidos y Europa. En su momento, el libro no fue un éxito masivo de ventas, pero llegó a la gente adecuada en el momento preciso. Desde entonces, Michael Jackson sería un escritor de birra full time. Conferencias, congresos, cervecerías, bares. No importaba en qué parte del planeta, Michael estaba allí. Incluso pasó por la Patagonia Argentina, probó algunas birras y escribió un artículo.

Su popularidad saltó del nicho de la cerveza al público masivo con los 6 episodios de la serie Beer Hunter producidos en 1989 por el canal 4 británico y emitidos también en Discovery Channel. Hoy en día, esos episodios están disponibles en internet y subidos a Youtube.

A finales de la década del ’90, muchos estaban preocupados por la salud del ya mítico “Cazador de Birras”. Se lo veía confundido, trémulo, callado. Muchos pensaron que su profesión había desbarrancado en el obvio pozo del alcoholismo. Solo varios años más tarde, Jackson informaría al público que padecía el mal de Parkinson. Pese a esta enfermedad, inquieto como toda su vida, Michael continuó viajando y difundiendo la cultura cervecera en todo el planeta. Y hasta se daba lugar para el humor negro: tenía pensado escribir un libro que se titularía No estoy ebrio, en el que relataría su vida con Parkinson. Pero no llegó a hacerlo. El 30 de agosto de 2007, sufrió un ataque al corazón y falleció a los 65 años de edad.

En la era de las fotos y las poses con la birrita para el Instagram, Michael Jackson sigue siendo una fuente de inspiración para los auténticos apasionados de la cerveza. Nos demostró a lo largo de cuatro décadas que la birra se debe tomar en serio, y la elevó al lugar que se merecía. La responsabilidad que tenemos hoy todos los fanáticos de la cerveza es continuar ese legado con la misma dedicación, curiosidad, respeto y rigurosidad que el gran Cazador de Cervezas.

Por Facundo Rodríguez Saura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here