En Ángel Carranza al 1591, en el barrio de Palermo, se encuentra el bar Koi. Posiblemente a algunos este nombre les recuerde a algo icónico de la cultura japonesa: los famosos peces koi que, según se dice, traen buena suerte. Aunque el lugar no está ambientado en la cultura asiática, tiene una particular y original oferta gastronómica que escapa a los clásicos; según dice su página de Facebook, este es el primer bar de Buenos Aires dedicado exclusivamente a cocinar dumplings, buns y baos.

La pizza, las picadas y las papas con queso cheddar son los grandes superclásicos que Koi decidió dejar atrás. Si sos un aventurero de la comida, que quiere acompañar su cerveza favorita con algo original o simplemente probar algo nuevo, este es tu lugar: sus especialidades son los baos, un tipo de pan asiático que se cocina al vapor y es suave y húmedo. También tienen buns, que son otro tipo de pan, lacteado y esponjoso. Sino, podes optar por los dumplings, que son ravioles asiáticos de masa Gyoza que pueden consumirse fritos, al vapor o salteados. Estas masas pueden estar rellenas con diferentes tipos de carnes, como cordero, res o cerdo, aunque también tienen opciones vegetarianas, como los de hongos o tofu.

Los tres tipos de platos, combinados con los distintos rellenos, hacen que la diversidad esté al día con cada uno de los paladares. Se aconseja, además, que si son dos comensales pidan tres porciones ya que, cada una de ellas no es muy abundante para cenar. Pero no es una crítica, por el contrario, es un halago. Cada persona va a comer variado, pudiendo probar distintas cosas y al mismo precio que un plato promedio en cualquier restaurant de la zona. Una recomendación: consultar bien qué comidas son picantes y cuáles no, en especial si son sensibles a los sabores fuertes y no conocen los ingredientes de la comida oriental.

En cuanto a las cervezas, su carta cuenta con una gran variedad de estilos, proporcionados por seis productores distintos: Balameb, Beerroster, Bronx, Lumpen, Coghlan y Strobel. Entre las más conocidas, se destacan la Golden, Pilsen, Scottish Ale y la tan famosa Honey, aunque hay lugar para otros tipos, como la Guaica Hibiscus, una combinación entre una pale ale americana y lúpulos frutales de bajo amargor mezclado con hibiscus, una flor jamaiquina. También está la Oatmeal Stout, una ale negra hecha con avena, de gran cuerpo, espuma espesa y cremosa.

En definitiva, Koi es un lugar muy recomendable para ir a comer con una pareja o entre amigos, para picar o cenar, que se aleja de la tradicional cocina a la que se asocia comúnmente la cerveza artesanal. Sabores y platos diferentes, pero a la vez simples y fáciles de comer, hacen que una noche distinta sea posible.

Por Alejandro Tellería y Laura Alcazar

Fotos Laura Alcazar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here