Por Luciano Miotti

Birreros, en La Fresca de esta semana les presento dos cervezas que estuve probando en uno de los The Temple Bar, en este caso el ubicado en Costa Rica 4677, en pleno Palermo Soho. La carta de cervezas consta de 6 tipos, todas artesanales. Antes que nada, me gustaría referirme al hecho de cómo poder disfrutar una cerveza al 100%.

Hay que tener en cuenta que cualquier alimento, dulce o salado que se coma antes o durante el momento que se tome la cerveza va a condicionar nuestras papilas gustativas, lo mismo que el que fuma. Por otro lado, una cerveza por demás fría, también condiciona, ya que apaga aromas. Les presento las elegidas

Belgian Blonde

Es una cerveza ámbar con destellos anaranjados, algo turbia. Muy buena formación de espuma. Dato: en general dos dedos dan cuenta de buena producción de proteína de los cereales que se han utilizado, en este caso la malta. Esta cantidad de espuma sirve para proteger los aromas más volátiles de la cerveza, que son los que más rápido se evaporan.

Se siente muy presente el aroma a malta, algo de banana y cítrico, que pueden pasar como aroma a chicle, algo especiado, pimienta. En boca es una cerveza con cuerpo, bastante cremosa al paladar. Dulce, muy agradable. Una cerveza muy acorde para comer con quesos suaves, una torta de manzana.

I.P.A.

Cerveza color cobriza, con destellos granate. Buena formación de espuma, que al pasar los sorbos forman encaje, algo así como que la espuma se vaya “derritiendo” y va dejando marcas en la copa. La vi bastante translúcida para ser artesanal. En general son más turbias, pero esto no es un punto en contra, habla del buen manejo que se tiene al transvasar la cerveza del fermentador a los barriles.

Es muy aromática, se siente mucho olor cítrico, a pino, ananá madura y dejos herbales. Recomendada para tomarla comiendo una buena hamburguesa, papas. Para postre, un lemon pie. Muy buena opción para ir a tomar buenas cervezas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here