Juguetes Perdidos, Astor, Lumpen, Strange y Laurus estuvieron en un tap take over en Francia.

Es digno de orgullo: las cervezas argentinas artesanales van consiguiendo levantar sus estándares de calidad y se empieza a acomodar al lado de las principales cervezas del continente y del mundo. Llegar a compartir un festival o unas canillas con birras europeas era, hace unos años, una verdadera utopía. De a poco, se va cumpliendo.

Ya es común que las birrerías de nuestro país sean las protagonistas de cada una de las competencias dentro de Latinoamérica. De tanto hacerse conocidas en la región, comenzaron a mostrarse, algunas, fuera del continente. Así, varias cervecerías argentinas encabezaron un tap take over en París.

De la mano de Brussels Beer Project, el pasado 13 de febrero, en el bar de Pigalle, en París, se realizó un evento exclusivamente con cervecerías argentinas. La conexión entre Juguetes Perdidos, Astor, Lumpen, Strange y Laurus y las birras belgas, provino por parte de Juguetes, quienes estimularon el contacto, luego del Festival de Cervezas Extremas.

“Todo esto surgió porque fuimos invitados por Mikeller Baghaven al Wild Ale Celebration, el primer festival de cervezas ácidas que se hizo en Copenhague y fue la primera vez que en Dinamarca se hace un festival de estas características”, comentó para A la fresca! Ricardo “Semilla” Aftyka, brewer de Juguetes Perdidos y uno de los grandes organizadores de la movida.

Aftyka remarcó que para ellos fue increíble poder llevar cervezas nacionales y mostrarlas. “La recepción del público fue increíble. De hecho, en el festival habían unas 230 cervezas y había una aplicación donde la gente votaba las cervezas que les gustaban. Metimos dos cervezas de Juguetes entre las primeras 30”, relató orgulloso. Los estilos enviados fueron: “Golosinas del Futuro”, “Ultramarina”, “Pacific Secret”, “Agua Bendita de Oporto”, “Stalker Series #1”, “Doppelbock” y  “Hop de Lis”.

“A partir del Brussels Beer Project hicimos un tap take over en los dos bares de ellos, uno en París y el otro en Bruselas. El de Bruselas es un poco más chico, entonces el tap take over era sólo de Juguetes, pero el de Pigalle, que tienen muchísimas canillas, el gerente del bar nos propuso si queríamos hacer una selección de algunas cervezas argentinas para hacer un evento argentino y nos pareció súper lindo invitar a los chicos de Lumpen, Laurus, Astor y Strange”, señaló el cervecero y definió: “Está buenísimo que Argentina empiece a estar en el radar del mundo craft del hemisferio norte”.

Ignacio Curto, brewmaster de Laurus destacó la invitación de Juguetes y explicó que, para la selección de los estilos, hicieron “un mix entre lo que mejor teníamos, lo que queríamos mostrar y que no se repitan mucho los estilos con las de las otras cervecerías”. De hecho, enviaron la “Funky Wee Heavy” y la “Northern Sorachi”.

“El traslado fue en avión refrigerado, todo gestionado por Juguetes Perdidos, y llegaron muy bien, incluso las lupuladas”, agregó Curto y señaló que el tap “se llenó más temprano que de costumbre, con bastantes argentinos pero, varios europeos”.

Por el lado de Lumpen, Pablo Sobrino, socio de la fábrica, contó que mandaron sus “Chetos en Fuga” y la nueva Doppelbock llamada “Nietzsche”. “No elegimos mirando al resto, seleccionamos les estilos de acuerdo a lo mejor que teníamos”, apuntó Pablo para este medio, sin “caer” aún en lo que significa haber llegado con las birras nacionales a Francia. “Es una locura”, dijo exultante.

Algunos de los puntajes que consiguió Lumpen en sus birras, de acuerdo a la opinión del público que visitó el tap, estuvieron entre los 3 y los 4 puntos sobre 5. “La Bock es agradable. Es imposible verla por aquí. Caramelo dulce y fuerte como el estilo demanda”, reseñó un usuario de la app con al que puntuaron las birras.

Las miradas de muchas cervecerías de Estados Unidos y Europa comienzas a posarse sobre el mundo craft argentino. La revolución en Brasil fue lo primero que hizo que la región llamara la atención, incluso, con la adición de las Catharina Sour como un estilo fijo en la guía del BJCP. Con la calidad de las cervezas nacionales, el mundo empieza a ver a Sudamérica como un importante foco de birras de calidad que podrían otorgar nuevas experiencias desde lo sensorial y desde lo vivencial.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here