Panorama desolador: cientos de bares cerraron por el coronavirus

0
407

La pandemia de coronavirus desnudó la fragilidad del mercado y les pegó a otros de los grandes perdedores: los bares.

En este panorama, nadie se salva. Con una caída constante del consumo durante 2019, el cambio de gobierno profundizó la recesión y la caída de las ventas. Con la última devaluación de Mauricio Macri y la inminente asunción de Alberto Fernández, una gran cantidad de consumidores decidieron resguardarse ante un escenario complejo. Los balances para los bares en enero fueron malos, en febrero peores y en marzo parecía que la tendencia se iba a revertir de a poco. La llegada de la pandemia de coronavirus y el decreto del aislamiento obligatorio los obligó a cerrar sin miramientos.

Con los comercios cerrados y con mínimas o nulas ventas a través de delivery, algunos locales se propusieron la idea de lanzar una campaña de compra futura. La misma consta de que los clientes pueden pagar hoy una cerveza, a través de una aplicación, y tomarla cuando el bar vuelva a abrir. Por realizar esa compra, los bares, además, ofrecen descuentos exclusivos o pintas gratis. Con el hashtag #CompraFuturaParaSalvarALasPymes les proponen a sus clientes más fieles la posibilidad de que el bar genere algunas ventas, a pesar de tener las persianas bajas. Según lo relevado, la iniciativa no ha tenido el impacto deseado, pero no deja de ser una oportunidad para fidelizar clientes.

Mathías Zaracho, dueño del bar The Birra Lab, ubicado en el microcentro porteño, afirmó: “La tasa de compra, al lado de lo que genera tener el local abierto, es ínfima. Pero es mejor que nada. Nos enfocamos en la parte del delivery, porque lo que te mueve la aguja de la caja es la comida, no la birra”.

Por su parte, el presidente fundador de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina (CCAA) y brewer de Grunge, Lucas Lico, se mostró “convencido” de que el consumo y sus hábitos “van a cambiar rotundamente”. “La gente va a pasar a usar mucho más las aplicaciones en el celular y la computadora, se van a juntar menos en lugares públicos por el miedo residual a la pandemia y porque no va a haber mucho dinero disponible”, señaló.

“Muchos bares y locales gastronómicos van a cerrar sus puertas porque, además de todo el tiempo que van a estar parados, el consumo va a costar mucho levantarse. Calculo, a ojo, que la mitad de estos negocios van a desaparecer y nuestro mercado va a caer de manera atroz”, sentenció.

En ese sentido, Zaracho explicó que ya a fines de 2019 el movimiento fue menor, en comparación con los últimos meses de 2018. “El verano fue malísimo y, por eso, la situación actual. Si venís de un buen verano, unos días la podés bancar, pero esto lo que terminó haciendo fue profundizar más la crisis”, agregó.

“Lo que espero que haya, por parte del Gobierno, es alivio para las Pymes. No sólo para este tiempo que vamos a estar cerrados. Además de la ayuda para los servicios y sueldos, que reglamentado es un quilombo, hay mucha burocracia que no debería estar en este tiempo. Cosas que se den de manera automática. Las líneas de crédito todavía no están firmes, la tasa del 24% es, para muchos, bestial, porque, para una Pyme que está cerrada, es un compromiso fuerte. La tasa debería ser cercana al cero”, indicó el dueño del bar.

Para el cervecero de Grunge, el dinero invertido en cerveza que las fábricas tienen “en la calle” se “paró” y “se va a perder”. “Lamentablemente, la liquidez y la cadena de pagos se cortó y va a ser muy difícil levantar. Muchas fábricas, que hoy están cerradas, van a hacerlo de manera definitiva”, comentó.

“El tema no va a ser salir, el tema va a ser que, cuando reabramos todos van a salir a querer cobrar: bancos, proveedores, propietarios con el tema del alquiler. ¿Cómo se va a mantener después? ¿Cuánto tiempo va a durar la reducción impositiva y el Repro (Programa de Reproducción Productiva)? No espero un subsidio, sino reducción impositiva”, exigió Zaracho.

El panorama es desalentador. Tanto para fabricantes como para los bares, la situación es crítica. La problemática afecta a toda la cadena de producción y comercialización cervecera y cada eslabón es importante. La esencia está en permanecer unidos para compensar pérdidas entre todos, en la solidaridad y en realizar reclamos justos y contundentes para poder salir a flote. Asimismo, la creatividad y la iniciativa de cada uno se pone a prueba en estas circunstancias donde no parece haber una salida inmediata.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here