Peñón celebra la Gose Sandía Limada y presenta la Choco Cake Stout

0
79

Verano e invierno: Peñón realizó dos eventos para festejar a la Gose ganadora y para anunciar la salida de la birra que emula a una Chocotorta

Doble festejo para una cervecería emblemática del interior del país. Peñón del Águila demuestra año a año que busca llevar calidad, no sólo a los aficionados del mundo craft, sino también, al público que busca probar unas birras distintas a las demás. Por eso, hicieron un evento en Bodega de Cervezas más una degustación con maridaje, al día siguiente, en su local de Palermo. Todo para festejar los premios obtenidos por su “Gose Sandía Limada” y presentar en sociedad a la nueva “Choco Cake Stout”.

La cerveza Gose Sandía Limada de Peñón del Águila arrasó en la competencia internacional Aro Rojo, de México, obteniendo la medalla de oro como Mejor Cerveza del Certamen y el primer lugar en las categorías Mejor Cerveza de Argentina y Mejor Cerveza Herb and Spice Beer. A su vez, presentaron un nuevo estilo, de edición limitada, por el momento, de una Sweet Stout con lactosa, café, cacao y dulce de leche para recrear la clásica Chocotorta. Así, la “Choco Cake” se mostró como un acompañamiento perfecto para una buena porción de este postre.

La movida comenzó el miércoles pasado, en el local de Bodega de Cervezas, donde Marcelo y Chevi Roggio, dos de los cuatro hermanos que encabezan Peñón del Águila, hicieron una charla para mostrar, primero, su premiada birra. “La Gose es super piletera. Reemplazó al agua en mi heladera este verano. Tiene lo apenas perceptible de sal, el perfume de la sandía y la acidez de la lima. Además, te ayuda a cambiar de lo salado a lo dulce. Es muy buena para limpiar el paladar”, explicó el biermaster de Peñón, Marcelo Roggio, sobre la “Gose Sandía Limada” hecha con pulpa de sandía y, revelando un pequeño secreto, un poco de melón para levantar el sabor de la fruta.

Para el cierre, se realizó una cata de la nueva “Choco Cake Stout” que llevó lactosa, café en frío, cascarillas de cacao y dulce de leche concentrado. El resultado es una birra con mucha tomabilidad, que tiene varios perfiles que remiten a los ingredientes de la Chocotorta. “No buscamos hacer una Chocotorta en una birra porque debiera tener, prácticamente, las chocolinas flotando dentro. Intentamos que la cerveza tenga las notas del postre pero que no la imite para que se pueda maridar perfectamente”, explicaron los Roggio. De allí, la elección del estilo Stout por sobre la Porter a la hora de cocinarla. Sin embargo, sostuvieron que la idea de hacerla con el otro estilo también estuvo en mente.

Al día siguiente, en el local de Peñón del Águila en Palermo, la reunión incluyó un maridaje completo de seis instancias, con un repaso de las grandes cervezas de la marca. Una Oktoberfest con croquetas de papa y queso azul, una Hefeweizen con salchichas y chucrut, una American Amber Lager con pizza americana, una India Pale Lager con mini-hamburguesas con guacamole, la Gose como intervalo y, para el postre, la Waldbier con cheesecake de frutos rojos y la flamante “Choco Cake” con Chocotorta hecha con la propia Stout.

En la cena, el biermaster comentó que el 70% del total de su producción (unos 200 mil litros mensuales) son Lagers porque buscan que sus cervezas sean muy abiertas al paladar del público. A su vez, Roggio detalló que “nosotros jugamos con lúpulos americanos y frutas para combinar lo mejor de ambos mundos. Los clásicos estilos alemanes junto con los ingredientes del nuevo mundo”. En este tema, pensando en el consumidor que no pertenece al nicho de los aficionados a la cerveza artesanal, Roggio resaltó la importancia de una buena cocina: “Vamos a incorporar nuevos productos originales a nuestra carta. Van a seguir estando los clásicos, pero la idea es encontrarle una vuelta de rosca. Pensamos en platos que tengan cierta reminiscencia a la infancia: churros de queso con dip de cheddar, milanesas, manzanas acarameladas con pochoclo, entre otros. Estamos probando cosas muy divertidas y fortaleciendo el concepto del bar al paso”.

Mientras se degustaban las distintas cervezas, Roggio remarcó el valor de la lata en la birra artesanal y explicó qué estilos colocan en ese formato: “No enlatamos nuestras birras lupuladas porque las pasteurizamos. La única que sobrevive es la Cacao IPA porque, si bien el lúpulo se apaga un poco, se realza el sabor del cacao. El lúpulo resinoso se banca mejor la pasteurización”. Sin embargo, el cervecero adelantó que se vendrá su primera birra embotellada. Será una Italian Grape Ale con un 40% de mosto de uva frambua cordobesa. “Está madurando. Tiene chips de roble y el mosto es de una bodega de Colonia Caroya llamada Terra Caminare”, adelantó Roggio sobre esta birra que tendrá unos diez grados y medio de alcohol y vendrá en una presentación similar a la de un vino.

Finalmente, sobre la Gose ganadora en México, de la que elaboraron una segunda edición que está a la venta, los hermanos hicieron una modificación de la que se espera mucho. “Juguetizamos la Gose”, definió Marcelo Roggio acerca de su cocción en Juguetes Perdidos. En Caseros, los birreros recrearon la cerveza, pero escalando la receta, manteniendo la proporción de maltas y bajando el amargor. La “Imperial Gose Sandía Limada” tendrá mayor densidad, 8.5% de alcohol y saldrá únicamente tirada para los bares de Buenos Aires. “Creo que la vamos a poder sacar para después del Festival de Cervezas Extremas. Pero si llega a estar antes, es probable que la llevemos”, aseguró Roggio.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here