“No más sillas al revés”, la iniciativa del sector gastronómico por recuperar la actividad

0
106

La Legislatura porteña ya tomó sus primeras medidas.

La pandemia de coronavirus sacude no solo a los sistemas de salud de todo el país, sino también a la actividad económica. Mientras varios sectores comenzaron a retomar las actividades con sus respectivos protocolos, el gastronómico se sostuvo solo con delivery y take away y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). En búsqueda de una mejora, lanzaron una iniciativa llamada “No más sillas al revés” donde plantean una serie de medidas que la Legislatura porteña ya oyó.

no-ms-sillas-al-revsMientras Argentina pareciera debatirse en cómo seguir afrontando una pandemia que registra cada vez más cantidad de casos, en los últimos dos días hubo más de 20 mil contagiados, existen varios sectores de la economía con la premura de volver a la actividad. Uno de ellos, es el gastronómico, donde los locales se ven impactados directamente por las restricciones en la movilidad.

Los datos de la realidad indican que la movilidad en nuestro país aumentó considerablemente, incluso, durante el aislamiento. De los más de 4 millones de usuarios que usaban el transporte público del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) antes de la cuarentena, solo estuvieron permitidos unos 500 mil usuarios en los últimos días de marzo. Sin embargo, esta cifra fue en aumento y hoy son más de un millón. Ellos son los que están autorizados por ser trabajadores esenciales, pero la mayoría de las habilitaciones vino de la mano de otros sectores que se mueven en vehículos particulares. Es así que Google calculó que solo el 19% de los trabajadores redujo su movilidad desde el inicio de la pandemia.

no-ms-sillas-al-revsPor ende, la gastronomía, un sector que en el orden de prioridades no está dentro de los servicios esenciales y que, por los riesgos de contagio que están aparejados, se mantuvo postergado de los permisos durante gran parte de estos últimos cinco meses. Sin embargo, en varias partes del país comenzaron a reabrir sus puertas, con estrictos protocolos sanitarios y con el preaviso de que, ante un rebrote, se volvería a cerrar.

Hasta el momento, varias localidades, incluso de Buenos Aires, fijaron habilitaciones para permitir que los bares puedan atender a los clientes, pero en AMBA era imposible. Cabe destacar que el principal foco de la pandemia está ubicado en esta zona. Luego de varias idas y vueltas, la municipalidad de San Isidro habilitó el “take away plus”, que consiste en el armado de sillas y mesas en las veredas, con el debido distanciamiento, para que los clientes puedan consumir los productos comprados en los locales.

no-ms-sillas-al-revsEsto motivó a que diferentes dueños de locales gastronómicos llevaran adelante una iniciativa en redes sociales llamada “No más sillas al revés”, en el que plantean que el sector “está en peligro de extinción”. “Mientras el país pierde el 20% del trabajo, el sector pierde el 75% desde el comienzo de la pandemia. Cada día que pasa 90 locales gastronómicos se ven obligados a cerrar, sin poder afrontar sus compromisos. Quienes la siguen peleando, solo acumulan deudas para subsistir, ante pérdidas que son diarias y crecientes”, plantearon en un comunicado.

A pesar de ser uno de los sectores con mayor informalidad, “la gastronomía en Argentina emplea de manera formal y directa a más de 350 mil personas. Implica que 1 de cada 15 asalariados del sector privado del país trabajan directamente en esta industria”, destacaron y agregaron que, según la clasificación de ramas económicas del INDEC, gastronomía está entre las primeras 10 generadoras de valor en Argentina.

no-ms-sillas-al-revsMás allá de la habilitación para poder abrir, la iniciativa exige una modificación en la carga fiscal para el sector. Reclaman que es “el más pesado de la región” latinoamericana y que “esta situación irreal empuja a la industria a asumir altos niveles de precio, informalidad y disminuye su amplio potencial de desarrollo de trabajo”. Por eso, para ellos, “debe haber nuevas reglas” con una reducción del IVA y de los Ingresos Brutos del 50% y reducción de aportes y contribuciones “por tiempo indefinido, de aplicación inmediata y para todos”.

Diego Chirico, dueño del parador Antares de Vicente López, informó que se elevó un petitorio similar en el Consejo Deliberante municipal donde se pidió la apertura con protocolo de los locales y la eximición de ciertos impuestos, “en nuestro caso, ABL, seguridad e higiene, reducción de ingresos brutos e IVA”. Además, pidieron por la reglamentación del funcionamiento nocturno que, en ese partido, nunca se realizó. “Necesitamos volver a abrir ya con un fuerte apoyo del Estado. Si no empiezan a tirar una soga más grande, los pocos que vamos a quedar la vamos a tener muy difícil. Todo el sector gastronómico está destruido”, declaró.

antaresPor otro lado, la Federación de Comercio e Industria (Fecoba) solicitó el permiso para la reapertura de los locales para los días sábados, así como la habilitación de mesas en las calles para bares y restaurantes en la Ciudad de Buenos Aires. “Hasta el momento, los comercios que han logrado levantar sus persianas -más del 90 por ciento en la Ciudad de Buenos Aires- sólo pueden trabajar de lunes a viernes”, sostuvo Fabián Castillo, presidente de Fecoba.

Asimismo, pidió para el rubro gastronómico una “rebaja del IVA al 50 por ciento, ATP hasta marzo, reducción de aportes y contribuciones y exención de Ingresos Brutos por seis meses, entre otros”. “Con protocolos claros y medidas sanitarias cumplibles, los bares y restaurantes pueden empezar a retomar su actividad y de esta manera evitar que sigan cerrando”, definió.

no-ms-sillas-al-revsMarcelo Salas Martínez, dueño de Café Martínez y vocero de la campaña “No más sillas al revés”, afirmó para la agencia Télam que quieren sentarse “todos los sectores vinculados a la gastronomía y buscar un camino del medio, una respuesta adecuada, sin peleas, sin reaccionar a nada, buscar un camino con protocolos y seguridad para poder trabajar”.

Resta esperar cuáles serán las respuestas del Estado a estos reclamos. Por su parte, la Legislatura de CABA dio un primer alivio fiscal para el sector, con la eximición del pago de Ingresos Brutos de los anticipos de los meses que van desde septiembre de este año y hasta febrero del 2021. Vamos Juntos, al anunciar el proyecto, calculó que los locales beneficiados serán alrededor de 10 mil. De acuerdo a la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), la ampliación de la actividad, con protocolos, incrementarían las ventas de los locales en un 30%.

Por Alejandro Tellería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here